ECO SOCIAL

/

ARTICULOS

ARTÍCULOS

¿CÓMO APORTARLE AL ODS 11 DESDE LA INDUSTRIA INMOBILIARIA?

Autora: Adriana Zapien Hernandez Adriana Rosalia

 

Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles, es la meta de Objetivo de Desarrollo Sostenible número 11 titulado “Ciudades y comunidades Sostenibles”. Como arquitectico de profesión siempre el urbanismo ha sido parte de las disciplina que más hace cosquillas en mi estómago, cuando se trata de pensar en el hacer cuidad.

 

Pero no es esa la única la razón por la que he escogido comenzar con este objetivo, la serie de 17 textos sobre los ODS;sino porque a lo largo de mis 20 años de carrera profesional he llegado a la conclusión, que de la urbanización, se derivan una gran cantidad de problemas. Por lo tanto cuando enfocas esfuerzos a aportarle al ODS 11 desde la iniciativa privada se puedes aportar a otros ODS de manera transversal logrando un círculo virtuoso.

 

Ya lo decía William Lacy Swing, ex Director General de la Organización Internacional para las migraciones (OIM) en la novena edición del Foro Urbano Mundial, que la urbanización era una de las tres Mega Tendencias del siglo XXI, junto con la migración y la diversidad. Estas dos como parte esencial de la urbanizacion.

 

Podría llenar líneas y líneas en este texto si describo todo el hilo de cómo desde la ciudad parte todo y cómo las ciudades, serán además mega metrópolis por el alto grado de densificación, derivado de la migración, causada por múltiples factores, entre ellos la violencia, la pobreza y el cambio climático del que hablaré cuando aborde el tema del clima.

 

Pero no tengo mucho espacio, así que me limitaré a abordar el ejemplo de la participación de los inversionistas que se dedican a construir desarrollos inmobiliarios, ya sea en los llamados suburbios o redensificando los centros urbanos para atender la demanda del mercado inmobiliario.

 

Soy de la idea que para aportar al cumplimento de los ODS debemos de abordar el tema bajo la máxima de “Todos ponen”, porque si estamos desarticulados los actores no se logrará mucho. Es aquí cómo el sector privado, cuyo negocio es el desarrollo inmobiliario, debe de comenzar a operar bajo un pensamiento sustentable; porque cada parte que el capital privado urbaniza, se convierte en parte de la ciudad. Haciéndola más densa, más contaminada, y más caótica.

 

Caos como parte de la vida diaria de las grandes ciudades. Es por eso, que estoy convencida que los que nos dedicamos al urbanismo de manera privada, tenemos el reto de permear a toda la organización que somos poseedores de una gran responsabilidad, al construir conjuntos habitacionales que se suman como piezas de un rompecabezas a las ciudades; pues tenemos que asegurar que los nuevos habitantes tengan las infraestructuras y equipamientos necesarios para una calidad de vida, así como una vivienda digna.

 

Dicen los expertos que “No hay desarrollo urbano, sin desarrollo humano”. Por esa razón además de construir casas de calidad; completar las infraestructuras necesarias y habilitar los espacios, comerciales y públicos que podríamos llamar el hardware (Lo físico); los desarrolladores de vivienda debemos de integrar el Desarrollo Comunitario en los vecindarios que construimos.

 

Con esto ponemos nuestro grano de arena para que la gente viva feliz en su casa. Rescatando lo que es la vida en comunidad; promoviendo la buena vecindad; la buena ciudadanía y volviendo a la persona como el núcleo de la colectividad que podríamos llamarle el software. (Lo humano)

 

Por medio del Desarrollo Comunitario en los segmentos menos favorecidos y las grandes alianzas con los gobiernos, las Empresas Socialmente Responsables (ESR) y los organismos de la sociedad civil; se debe de dar a los habitantes de los vecindarios,  herramientas para cambiar hábitos de vida y para involucrarse en resolver problemáticas comunes creándoles un sentido de pertenecía y autogestión.

 

Los nuevos profesionistas que deben formar parte de los equipos de la industria inmobiliaria deberán pertenecer a las áreas de ciencias sociales y del medio ambiente, pues el hacer más humanas a las comunidades y más amigables con el ambiente,  tendrá un mayor impacto en la calidad de vida;  pero sobre todo ante el reto que representa el caos que ya existe y el riesgo de lo que significan los problemas de las ciudades actualmente, solo la visión complementarias de estas disciplinas ayudará a la Adaptación y la Resiliencia, que significan aprender a vivir con lo que no podemos revertir y estar preparado para lo que viene.

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *