ECO SOCIAL

/

ARTICULOS

ARTÍCULOS

Mònica Gelambí: “La igualdad de género tiene que ser un valor para la empresa”

La igualdad de género es una de las grandes luchas del siglo XXI. Una lucha que ya no tiene únicamente a las mujeres como abanderadas, también a los hombres, a la sociedad civil y, por supuesto, al mundo empresarial. Y es que la igualdad de género es un pilar imprescindible en el marco de la RSC de cualquier empresa y también uno de los 17 objetivos de los ODS. Sobre ello hablamos hoy con Mònica Gelambí, profesora del Máster en RSC y ODS de icloby y experta en políticas de género en Atena Gender Consulting.

 

¿Qué políticas son imprescindibles en una empresa para que se pueda decir que es responsable desde la óptica de la igualdad?

Una empresa que quiere incluir la igualdad de género en su política de responsabilidad social corporativa tiene que realizar su Plan de Igualdad, que es una obligación en estos momentos en España para todas las empresas con una plantilla superior a los 50 trabajadores y trabajadoras, pero además tiene que incluir esta igualdad en su relación con el resto de grupos de interés: proveedores, clientes y comunidad.

¿Cómo se gestiona el género dentro de la RSC?

Se trata de tener en cuenta que la igualdad de género tiene que ser un valor para la empresa y por lo tanto tiene que influir en todas sus decisiones estratégicas. Apostar por la igualdad es un compromiso estratégico que tiene que influir en las decisiones de compras, ventas y en la gestión de los recursos humanos.

Las políticas empresariales de igualdad de género no inciden tan solo en el plano de la mejora ética y de conciencia social de la empresa, sino que tienen una clara incidencia económica.

En el momento que se quieren definir los mecanismos de gestión transversal de género se debe tener en cuenta que, a nivel práctico, se buscan los siguientes objetivos:

  1. Adaptar la empresa a las necesidades de sus trabajadores y trabajadoras, que no son siempre coincidentes. Olvidar la existencia de un trabajador medio patrón de medida de todas las actuaciones e introducir la existencia de diferencias entre personas de distinto sexo y edad, que serán interrogadas antes de la toma de decisiones.
  2. Aprovechar al máximo las habilidades de todo el personal, eliminando las interferencias de género que puedan existir. El objetivo de toda empresa es poder contar con los y las mejores, de forma que se pueden crear mecanismos dirigidos a eliminar todos los obstáculos que las responsabilidades no productivas puedan causar, al mismo tiempo que se puede favorecer la formación y realización integral de la persona.
  3. Introducir la mirada de género en las relaciones con los grupos de interés, reconociendo que están formados por hombres y mujeres, e incidiendo en aquellas desigualdades de género que les afectan.
  4. Demostrar y garantizar a la sociedad la existencia de una sensibilidad de género en la gestión y en los productos de la empresa. La empresa introduce en su carta magna la conciencia que la sociedad y todas sus organizaciones están formadas por hombres y mujeres, las necesidades y experiencias de los cuales no son siempre coincidentes, y la calidad de vida de los cuáles es también su objetivo. Es fácil iniciar procesos de colaboración con las autoridades locales en sus proyectos para incrementar la ocupación femenina o actuar contra la segregación del mercado.

¿Qué le parecen las metas que se fijan en los ODS en tema de igualdad?

Creo que es muy importante que la igualdad se haya incluido dentro de estas metas.

La Agenda 2030 sobre el Desarrollo Sostenible aprobada por la ONU el año 2015 establece 17 objetivos de Desarrollo Sostenible, que incluyen la igualdad de género (objetivo 5) y la reducción de las desigualdades (objetivo 10). Se trata del reconocimiento que los derechos humanos son esenciales para alcanzar el desarrollo sostenible.

La nueva Agenda contempla “un mundo de respeto universal hacia la igualdad y la no discriminación” entre los países y en el interior de estos, incluso en lo tocante a la igualdad de género, mediante la confirmación de la responsabilidad de todos los Estados de “respetar, proteger y promover los derechos humanos, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de otro tipo, origen nacional o social, propiedad, nacimiento, discapacidad o cualquier otra condición”.

Una empresa comprometida socialmente con su territorio es una empresa que además de cumplir con la ley busca lograr mejoras sociales y ambientales que beneficien todos sus grupos de interés: plantilla, clientes, proveedores y comunidad. Luchar contra las desigualdades, fomentar una mayor igualdad de género y comprometerse seriamente con la igualdad de género desde un punto de vista interseccional implica analizar todas las desigualdades que pueden provocar situaciones de discriminación indirecta o discriminación múltiple y favorecer cambios gracias a un compromiso ético y una cultura empresarial inclusiva e favorable a la diversidad.

Hoy en día existe un amplio marco normativo que garantiza a nivel internacional y nacional la igualdad de oportunidades y no discriminación por raza, color, sexo, religión, origen nacional o social, sexo, identidad de género, expresión de género, orientación sexual, género.

¿Cuál sería para usted el perfil de un líder responsable?

Un o una líder responsable es la persona comprometida con su territorio y que gestiona su empresa para crear riqueza y mejorar la comunidad, ya sea la comunidad interna que forma parte de su empresa, como la comunidad externa que de alguna forma u otra tiene contacto con la empresa. Mejorar el mundo y crear una sociedad mejor y más igualitaria tiene que ser una preocupación y un compromiso para el/la líder responsable.

El Pacto Mundial invita a las empresas a que participen en proyectos de colaboración que promuevan los objetivos más amplios de las Naciones Unidas, tales, como por ejemplo, los Objetivos de Desarrollo del Milenio (se trata de 8 objetivos).

¿Cuál es el vínculo entre RSC y ODS?

Kofi A. Annan en el año 1999, cuando era secretario general de las Naciones Unidas, propuso un Pacto Mundial a las empresas para que, en el marco de sus actividades empresariales, asumieran y pusieran en práctica diez principios fundamentales derivados de acuerdos aceptados universalmente en el ámbito de los derechos humanos, laborales y medioambientales .

El Pacto Mundial fue una iniciativa empresarial voluntaria que trataba de promover principios universales a través del compromiso de sus participantes.

Las empresas son el motor económico de la sociedad y de ellas depende un buen desarrollo de la misma, por este motivo el vínculo entre RSC y ODS es clave, solamente quien apueste por una gestión empresarial responsable podrá crear riqueza al mismo tiempo que influye en el desarrollo de la sociedad. Se trata de reconocer su papel clave y no pensar que las administraciones públicas de forma aislada podrán continuar siendo las garantes del bien común y del desarrollo de la sociedad.

¿Es la RSC una moda o una realidad empresarial?

La RSC fue una moda, pero estar de moda puso en evidencia que los beneficios de trabajar responsablemente son evidentes. Si se tratara solamente de una moda no estaríamos hablando de RSC en estos momentos, porque no sería sostenible.

La RSC es una necesidad y por lo tanto una realidad empresarial para aquellas empresas que quieren distinguirse de la masa y quieren identificarse con unos valores que convierten su marca en algo querido y por lo tanto buscado.

El papel que puede desarrollar una empresa conjuntamente con las autoridades locales, otras empresas privadas, sindicatos y organizaciones de la sociedad civil es de gran importancia en el trayecto hacia la equidad de género. La incorporación de la dimensión de género en todo partenariado social adquiere una mayor trascendencia por el hecho que el ámbito mercantil es una de las piezas claves para lograr los objetivos planteados. Es imposible lograr equidad de género sin la implicación y el compromiso del ámbito laboral, que actuando conjuntamente con las autoridades locales son los actores claves en los nuevos sistemas de bienestar tripartitos, configurados por las relaciones que se establecen entre el mercado, el estado y la familia.

¿Cuáles cree que son los puntos fuertes del Máster en RSC en el marco de los ODS?

El Máster en RSC y ODS de icloby trabaja los temas clave que se incluyen en los ODS y por lo tanto ofrece a las empresas la información y las estrategias clave para lograr una gestión empresarial socialmente responsable y acorde con los ODS.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *